Por Mgter. Eduardo N. Kinen

La República Argentina estuvo entre los 193 países que aprobaron la Resolución 70/1 de la Asamblea General de Naciones Unidas “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” en septiembre de 2015.

Al suscribirla, nuestro país asumió este compromiso común y universal que a su vez contempla que cada país adecue sus metas nacionales conforme a su situación social, económica y política.

El documento de la Agenda 2030, en su punto Nro. 63, recomendó a los gobiernos nacionales la instauración de un marco de articulación y coordinación de estrategias internas para planificar, ejecutar y supervisar programas e iniciativas relacionadas con los objetivos del gobierno, así como dialogar y concertar con los niveles subnacionales y otros actores de la sociedad en un marco de respeto a sus normativas y compromisos adquiridos.

¿Qué sucedió desde esa fecha la actualidad en la Argentina?

En enero de 2016 nuestro país firmó un acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para la puesta en marcha del “Plan estratégico para la instalación y seguimiento de los ODS en la Argentina” durante el periodo comprendido entre el 1/8/2016 y el 31/3/2020, cuyos principales objetivos eran:

  • Sensibilizar y difundir en el ámbito gubernamental y en la sociedad en general (ONG, sector privado y universidades) la iniciativa global de los ODS adoptada por las Naciones Unidas;
  • Impulsar el proceso de adaptación de la Nueva Agenda 2030 a las prioridades establecidas por el gobierno nacional y coordinar el seguimiento de las metas establecidas;
  • Incorporar a las jurisdicciones subnacionales mediante una participación activa en la Agenda 2030.

El Decreto del Poder Ejecutivo Nacional 499/17 (Anexo II), estableció que el Concejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales (CNCPS) era el organismo responsable de coordinar las acciones necesarias para la efectiva implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con intervención de las áreas competentes de la Administración Pública Nacional.

De esa forma se inició el proceso de adaptación a la realidad nacional de los objetivos que establecía la Agenda, concertando las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con las prioridades de Gobierno, especialmente la referida a la eliminación de la pobreza.

Diversas acciones se llevaron a cabo en lo referente a difusión y firma de convenios con los gobiernos provinciales pero, transcurridos prácticamente 4 años de la firma de ese acuerdo y en coincidencia con el fin de mandato de Mauricio Macri, los resultados de la implementación de los grandes lineamientos de políticas públicas, en pos de la consecución de los ODS, distan de ser positivos.

Realizando un balance hasta fines de 2019 respecto a los tres primeros ODS (Pobreza, Hambre y Salud) se observa que en la Argentina aumentó la pobreza y la indigencia. Respecto al hambre el gobierno entrante tuvo que poner en marcha nuevos operativos a gran escala para combatirla y en el ámbito de la salud, entre otras medidas, se había degradado el Ministerio de Salud de la Nación al rango de Secretaría.

Respecto a este ODS 3 (Salud y Bienestar) no se puede dejar de mencionar que organismos públicos -que se visualizan como imprescindibles para los momentos de pandemia que se están viviendo- como el Instituto Nacional de Epidemiología Dr. Malbrán, sufrieron entre 2015 y 2019 una disminución de un 10% en su personal, un 65 % de recorte salarial y una poda presupuestaria del 50%, sumado a que en los últimos dos años se eliminó el presupuesto para equipos, infraestructura y mantenimiento.

Para cerrar este negativo estado de situación de la Argentina tenemos que referirnos al ODS 8 para resaltar que los datos económicos reflejan una continuidad del estancamiento económico con endeudamiento récord y respecto al ODS 10 un significativo aumento de la desigualdad.

IGyC

El Instituto de Gobierno y Ciudadanía de la Universidad Católica de Santa Fe es una unidad técnico-científica que tiene como misión fundamental programar, diseñar y producir investigaciones, como así también generar espacios de perfeccionamiento y actividades de extensión.

Entre sus objetivos, busca contribuir a la formación continua de agentes gubernamentales, políticos en actividad y miembros de diferentes organizaciones de la sociedad civil para intervenir en la generación de procesos de desarrollo sostenible, equitativos y democráticos; y desarrollar trabajos científicos orientados a una mayor comprensión de las posibilidades y obstáculos para el desarrollo de las diferentes regiones tanto de nuestra provincia como del resto del país.

Asimismo, busca aportar a un diseño eficiente y participativo de políticas públicas y programas de acción comunitaria, integrales y equitativos; como así también al desarrollo de una esfera pública que brinde espacios para el abordaje y la discusión de las diferentes problemáticas que se producen en la vida urbana; y dar respuesta a la ciudadanía a partir de la investigación, la docencia, la transferencia de conocimiento desde la Universidad, iluminando la praxis de los actos de gobierno, fortaleciendo las instituciones y ayudando al compromiso ciudadano.

Se llevaron a cabo acciones de difusión y firma de convenios con los gobiernos provinciales pero, transcurridos casi 4 años de la firma de ese acuerdo y en coincidencia con el fin de mandato de Mauricio Macri, los resultados de la implementación de los grandes lineamientos de políticas públicas, en pos de la consecución de los ODS, distan de ser positivos.

Realizando un balance hasta fines de 2019 respecto a los tres primeros ODS (Pobreza, Hambre y Salud) se observa que en la Argentina aumentó la pobreza y la indigencia. Respecto al hambre el gobierno entrante tuvo que poner en marcha nuevos operativos a gran escala para combatirla. En salud, entre otras medidas, se había degradado el Ministerio a Secretaría.