Un tema muy importante en la agenda del desarrollo es sin duda el grave problema de endeudamiento de los municipios. Como lo veníamos diciendo esto era cuestión de tiempo y advertíamos que ante la ineficacia de los ayuntamientos para gestionar, éstos estaban ante el riesgo cierto de colapsar; desafortunadamente el colapso financiero es ya una realidad en cientos de municipios del país.

Los datos que proporciona la Secretaría de hacienda arrojan que Guadalajara, Tijuana y Monterrey son los más endeudados con montos superiores a los dos mil millones de pesos cada uno, cifra que se antoja impagable, hay otros diecisiete municipios cuya deuda va de los quinientos a los mil quinientos millones de pesos y que están considerados en una situación financiera muy grave, afortunadamente no hay ningún municipio de Veracruz en el Top veinte de los más endeudados pero esto no quiere decir que la situación de muchos municipios en nuestro estado no sea grave, por el contrario, hay datos que indican que los munícipes siguen aumentando la deuda municipal hipotecando el futuro de los municipios y afectando el desarrollo.

Ya hay alcaldes de otros estados encarcelados por éstas razones y la gravedad del asunto indica que muy pronto habrá repercusiones fuertes para la sociedad y un cambio de actitud por parte del gobierno federal ante este problema. Por años se ha permitido que los ayuntamientos contraigan deuda de una manera desproporcionada y sin control hasta llegar a los extremos actuales, el problema es tan grave que el Gobierno Federal ha anunciado a través de su Secretario de Hacienda Luis Videgaray que no habrá rescate a estados y municipios, pues no hay una partida para cubrir ese rubro, lo cual no quiere decir que no deban ser rescatados. Si los países son rescatados de la quiebra financiera, incluso empresas clave para la estabilidad nacional son susceptibles de ser rescatadas ¿Por qué los municipios no? Dejar a su suerte a los municipios sería un error que terminará afectando a todos pues nos irá arrastrando en un devastador efecto dominó.

La corrupción, la colusión y la falta de leyes claras propiciaron el endeudamiento desproporcionado de nuestros municipios, por ello, la posición de los expertos en materia municipal y de la sociedad sostiene que, para resolver este grave problema se debe trabajar en cuatro renglones sustantivos:

1.- Investigar las causas de tales endeudamientos y fincar responsabilidades a ediles pasados y presentes que hayan llevado a sus municipios a estos estados de endeudamiento;

2.- Trabajar coordinadamente en el sentido de replantear la deuda, reestructurarla y fijar un plan de pago, esto ya se hizo exitosamente en Xalapa a mediados de los noventas con orden y disciplina financiera;

3.- Legislar para poner un tope real y aceptable a la capacidad de endeudamiento de los municipios como se hace en otros países, ya que hoy los alcaldes tienen prácticamente la puerta abierta para contraer cualquier tipo de deuda sin ningún control; y,

4.- Hacer un gran esfuerzo para el fortalecimiento institucional municipal. Gobiernos locales fuertes y sanos son capaces de detonar el desarrollo, en cambio si son débiles y endeudados se convierten en generadores de pobreza, subdesarrollo y exclusión, por ello hay que adosar un eficaz trabajo de fiscalización que desemboque en acciones legales en contra de alcaldes irresponsables; administrar libremente la hacienda municipal, como dice la Ley Orgánica del Municipio Libre, no implica que los ediles hagan lo que quieran con ella.

No se puede aspirar al desarrollo con gobiernos municipales endeudados, corrompidos e ineficaces, por ello el saneamiento de las finanzas municipales pasa por la acción decidida para cambiar las cosas por parte de los demás poderes y órdenes de gobiernos así como de la acción social organizada, pasa por el compromiso de los partidos políticos de postular como sus candidatos, no solo a las presidencias municipales sino también a las sindicaturas y regidurías a gente capaz, mujeres y hombres preparados, comprometidos socialmente, pero sobre todo honestos y con afán de servir a la gente que es la que verdaderamente debe importar a quienes gobiernan.

El tema de la deuda en municipios es grave y dará mucho que hablar y debe dar, sobre todo, mucho que hacer y cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *