Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todas las personas. Así la poesía no habrá cantado en vano.