Estamos en el umbral de un nuevo paradigma humano, la aparición del “homo climáticus”. A escala global, la reducción de actividades humanas en el planeta está demostrando lo que hemos venido diciendo en diversos foros internacionales sobre la importancia de implementar la Agenda 2030 en todos los países.

Al reducir las actividades humanas actuales que por lo general no son sostenibles, el planeta tiene un respiro y muestra ya leves signos de mejora:

  1. Ha disminuido la emisión de gases de efecto invernadero.
  2. Disminuye la contaminación del agua y la generación de desechos sólidos.
  3. La fauna terrestre, marina y de agua dulce se manifiesta de manera interesante.
  4. Aunque es temprano para medir los efectos inmediatos, los ecosistemas terrestres y marinos tienden a mejorar.
  5. La emergencia sanitaria ha despertado conciencia y parece indicar que es posible que la humanidad se una para superar emergencias globales como lo es la Emergencia Climática.
  6. El colapso económico global provocado por la reducción de actividades humanas demuestra lo que ya sabíamos: que para superar la emergencia climática global, es necesario realizar un profundo cambio en el sistema económico mundial. Transformar nuestro sistema depredador de extracción, producción y consumo hacia una nueva forma más sustentable y a la vez mas justa, es decir, que el sistema económico no dañe al planeta y no genere pobreza.
  7. Conforme pasen los días de aislamiento humano (cuarentena), se manifestarán nuevas formas de mejora ecológica planetaria.
  8. La salud pública, en otros renglones, mejorará en muchos países debido al distanciamiento social; ello nos plantea el reto de establecer formas más sanas de acercamiento social.
  9. Todo indica que, una vez superada la contingencia sanitaria global, las personas tendrán mayor conciencia, solidaridad y conservarán algunas de las prácticas preventivas de ahora.

En suma, la crisis de salud global, nos está dando la oportunidad de aprender que, si cambiamos nuestras conductas y nos volvemos seres mas racionales, menos consumistas y más sustentables (Homo Climáticus), podremos mejorar las condiciones ambientales del planeta y comenzar a frenar el calentamiento global. — Rubén Ricaño Escobar, Co Presidente de la Red Iberoamericana de Gobiernos e Instituciones por el Logro de la Agenda 2030; Presidente del Centro Municipalista para el Desarrollo.