\r\n

  • Esta metrópoli da un paso en la solución de este reto de movilidad urbana; en tanto que capitales como Xalapa en Veracruz, México, se ahogan por el caos vial en que se han sumergido.
  • \r\n

\r\nLa entrada en operación del Metroplús en la capital antioqueña en Colombia, el pasado 22 de diciembre, ha sido una de las mejores noticias que ha recibido Angélica Restrepo, una estudiante de la Universidad de Antioquia. Y la razón es que antes tenía que caminar 15 cuadras y pagar dos pasajes para llegar a la Universidad, y ahora solo tiene que pagar uno.\r\n\r\n\r\n\r\nLa causa de este ‘milagro’ es que los buses articulados del sistema Metroplús (similares a los del TransMilenio bogotano) están integrados con el sistema de metro, así que con el mismo boleto que los ciudadanos viajan en el Metroplús, pueden también usar, sin ningún costo adicional, la red del metro. Y todo esto durante un tiempo de 90 minutos, tal y como ocurre en varios países europeos.\r\n\r\nEn Medellín ya existía la posibilidad de moverse entre el metro y las dos rutas aéreas del metrocable sin costo adicional (aunque sin salir de las estaciones). Y a esto se sumó que en las salidas de las estaciones del metro se pueden tomar unos microbuses alimentadores por los cuales sí se debe pagar, pero a un precio mucho más bajo que el de un bus convencional. Y ahora la integración se ha fortalecido sustancialmente con el Metroplús.\r\n\r\nEste medio, junto con el metro, el metrocable y las 117 rutas de buses alimentadores del sistema masivo han convertido a Medellín no solo en la ciudad más avanzada en materia de transporte multimodal, sino también, en la líder en materia de sistemas integrados.\r\n\r\n”Antes llegaba en una hora a la Universidad y ahora, en 25 minutos, hay mucho ahorro en tiempo”, dijo Angélica. Aquí cabe anotar que en Medellín, además, los estudiantes gozan de descuentos en la tarifas del transporte.\r\n\r\nDesiderio Lorenzana, otro habitante de la ciudad, se beneficia de otra de las posibilidades que ofrece el sistema integrado: la unión entre metro y metrocable. Hace ocho años se gastaba una hora y media para ir de lo alto de la Comuna 13 (centro occidente) a Itagüí (sur). Pagaba dos buses y llegaba tarde a su trabajo, por la congestión. Pero hoy no tarda más de 40 minutos.\r\n\r\n”La integración es muy buena, pero me preocupa es la cantidad de gente en las horas pico”, dice Lorenzana.\r\n\r\nMaría Martínez, por su lado, usa los buses alimentadores y el metro. Ella, con 4.100 pesos, va del centro de Medellín a Bello (norte).\r\n\r\nEllos están entre los más de 169 millones de usuarios anuales del sistema integrado que, según la propia directora de Planeación del Metro, María Elena Restrepo, ha avanzado mucho pero aún le falta camino por recorrer. “El verdadero beneficio se verá cuando los barrios de la periferia accedan”, añadió.\r\n

Por eso trabajan en el megaproyecto del tranvía de Ayacucho, que conectará -a finales del 2012- los barrios del centro oriente con el metro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *