Se trata de darle un fuerte impulso a los gobiernos locales de Iberoamérica de cara a los grandes desafíos del Siglo XXI y muy particularmente a los municipios veracruzanos y mexicanos.